diumenge, 21 de febrer de 2010

Las uvas del Labrador

Juan Fernández "El Labrador" (act.1629-1636) es un pintor enigmático debido a las escasas noticias que se tienen de su vida, ya que vivía en el campo, retirado de la vida social de la corte o de cualquier otra ciudad más o menos importante, lo que no era obstáculo para que su fama como pintor llegase a oídos de los amantes del arte y su producción fuese codiciada dentro y fuera de las fronteras españolas, en especial en la corte inglesa, a donde fueron a parar algunos de sus magníficos bodegones, alguno de los cuales aún se conserva en las colecciones reales.
Era fama que sus racimos de uva eran de una extraordinaria belleza y veracidad, lo cual viene probado en las imágenes que siguen, pero no son demasiados los ejemplos conocidos y no se hallaban al alcance del gran público en la mayor parte de los casos.
Con la compra por el Museo del Prado de cuarenta de los bodegones de la colección Naseiro, cuatro de los cinco cuadros con racimos de uva de dicha colección pasaron a la primera pinacoteca nacional y han alcanzado desde entonces una enorme difusión, en especial por la exposición itinerante que tras la presentación en Madrid se está haciendo por distintas grandes ciudades de la geografía española.
Es de suponer que cuando acaben las obras de reforma del Museo Cerralbo, que guarda dos magníficos ejemplares más, serán mucho más valorados por el público de lo que lo habían sido hasta ahora, pues a pesar de su enorme interés ha sido tradicionalmente un museo mucho menos visitado.

Colección Naseiro. Madrid. 18 x 27 cms



Pareja de lienzos. Museo Cerralbo. Madrid 31 x 34 c/u.



Pareja de lienzos. Museo del Prado. 29,5 x 38 c/u


Pareja de lienzos. Museo del Prado. 45 x 61 c/u.

dimecres, 17 de febrer de 2010

¿Cuatro pinturas de Gabriel Felipe de Ochoa?

Gabriel Felipe de Ochoa está empezando a ser conocido a partir de la compra para el museo del Prado, de un bodegón firmado "Felipe", procedente de la colección Naseiro.
En días pasados publicamos dos pinturas de la galería Mattiesen de Londres, que pensamos que guardan relación con dicho bodegón.
Una cuarta pintura, existente en el Bowes Museum, en el Barnard Castle de Gran Bretaña, atribuída erróneamente a Juan Fernández "El Labrador", puede igualmente situarse en la órbita de Ochoa que, poco a poco puede ir perfilándose como un pintor muy destacable en su época.
El bodegón del Prado está fechado en 1667, sin embargo sabemos de Gabriel Felipe de Ochoa contrajo matrimonio el 26 de noviembre de 1617 con Isabel López (cf. Matías Fernández García. Parroquia madrileña de San Sebastián: algunos personajes de su archivo. Madrid 1995, p. 178), con lo cual debió nacer a finales del siglo XVI, tuvo una larga vida, fue contemporáneo de todos los grandes pintores de bodegones del siglo XVII español y el cuadro del Prado se situaría a finales de su vida.
La pintura del Bowes Museum es realmente impactante, destacando como elemento central un papagayo de brillante colorido, ante una mesa con pan, queso, frutas y una botella de cristal.
El lustre general de la obra, la trayectoria de las pinceladas del plato y la soltura y pastosidad de las pinceladas de las hojas, son indicios que permiten caminar hacia el establecimiento del estilo de nuestro autor, que sin duda alguna fue un excelente artista.


Bodegón de frutas, garrafa y vaso de vidrio
Museo del Prado. 49 x 64 cm. Firmado "Felipe 1667"


Bodegón con papagayo, pan, queso, frutas y botella de cristal
Bowes Museum. Barnard Castle. 73,3 x 92,8 cm.

Pareja de bodegones con frutas y hortalizas
Matthiesen Gallery. London. 58,8 x 94,4 cm. c/u.





diumenge, 7 de febrer de 2010

Unas escenas de mercado y cocina

Es un apartado menor, cuantitativamente hablando, respecto de lo conocido hasta el momento, pero no deja de haber ejemplos de esta interesante faceta de las naturalezas muertas y las escenas de la vida cotidiana, que conviene ir recopilando junto con los bodegones y floreros, porque forman parte de un mismo escenario.
Algunas imágenes figuran a continuación, la primera, firmada por Juan Esteban en 1606, en Úbeda, es especialmente importante no por su calidad, sino por su antigüedad, le sigue un anónimo de difícil adscripción, un van der Hamen muy raro en la producción de dicho autor, dos Alejandro de Loarte, de atribución dudosa el conservado en el Rikjsmuseum de Amsterdam, y otro anónimo que en el catálogo de su subasta en Londres se atribuía al círculo de Velázquez, un título que sin duda alguna parece muy lejos de ser verdad.


Juan Esteban
126 x 167 cm
Museo de Bellas Artes de Granada
Firmado "Johannes Stephanus faciebat Ubete 1606"


Anónimo
Subastado por Subastas Segre


Juan van der Hamen y Léón
Vendedora de pescado
117'5 x 102 cm.
Subastado en Madrid en 2008


Alejandro de Loarte ?
Escena de cocina
100 x 122 cm.
Rijksmuseum de Amsterdam, que lo atribuye a un pintor anónimo


Alejandro de Loarte
Vendedora de aves, versión I
Colección particular


Círculo de Velázquez
Escena de cocina con tres personajes
122 x 146 cm.
Subastado en Sothebys Londres en diciembre 2009

Dos pinturas del Museo de Pontevedra

Entre los fondos pictóricos del Museo de Pontevedra figuran dos pequeños bodegones, uno de ellos obra de Juan van der Hamen, más conocido, que presenta una cesta de dulces, sin otro acompañamiento, a diferencia de los bodegones de idéntico tema que hemos comentado en días anteriores, y una segunda pieza, copia de un diseño de Francisco de Zurbarán, con un plato, una taza sobre el mismo y una rosa a un lado, atribuído a Pedro de Camprobín.
Juan van der Hamen
Cesta de dulces
Pedro de Camprobín
Plato, vaso y rosa

Diez bodegones en la galería Matthiesen de Londres

La prestigiosa galería de arte Matthiesen, de Londres, ofrece en su catálogo online un conjunto de diez bodegones españoles de los siglos XVII y XVIII, en algunos casos vendidos hace un cierto tiempo aunque su ficha sigue figurando en la página web, y de ellos algunos son piezas de extraordinaria calidad, como podemos ver a continuación.
Se trata de una obra atribuída a Alejandro de Loarte, probablemente la pieza menos afortunada de todo el conjunto, dos bellas mesas de Juan van der Hamen, un florero sobre mesa y aves muertas del Pseudo-Hiepes, ya identificado según reciente descubrimiento, dos pequeños pero impresionantes floreros de Antonio Ponce, dos cuadros anónimos que nos atrevemos a atribuir a Gabriel Felipe de Ochoa, cuando los comparamos con la obra de dicho autor perteneciente al Museo del Prado, procedente de la colección Naseiro, y dos bodegones de Luis Meléndez.


Alejandro de Loarte
Escena de taberna y carnes colgadas
49,5 x 70 cm.


Juan van der Hamen y León
Pareja de mesas dispuestas para la comida
67,6 x 102,8 cm. cada uno

Pseudo-Hiepes
Jarrón con flores, aves y peras
87,5 x 125,5 cm.


Antonio Ponce
Pareja de floreros
42,3 x 25,3 cm. cada uno


Anónimo, según catálogo de la galería
Gabriel Felipe de Ochoa
Pareja de composiciones de flores y frutas sobre repisas
58,8 x 94,4 cm. cada una

Luis Meléndez
Bodegón de ciruelas y moras
37 x 50 cm.

Luis Meléndez
Bodegón con peras, botella, cesta y barril

dissabte, 6 de febrer de 2010

Bodegones españoles en Internet

En el inmenso mar que es Internet, a veces resulta difícil encontrar respuesta a las consultas directas que se efectúan a través de los buscadores, sin embargo a veces de forma casual encontramos información o imágenes inesperadas. Es el caso de una serie de bodegones españoles con atribución cierta o errónea, que hemos recolectado y relacionamos a continuación:


Tomás Hiepes
Mesa con dulces

Antonio Ponce
Jarrón con flores
75 x 57 cm. Colección privada

Un bodegón de Van der Hamen a subasta en Madrid

Hace apenas unos días se subastó en Nueva York un bodegón atribuído a Van der Hamen y su taller (ver noticia del día 24 de enero) y justo estos días Fernando Durán Subastas, de Madrid, anuncia la subasta el dia 16 de febrero de otro bodegón, con idéntica atribución, muy similar al que acabamos de citar, titulado "Bodegón con cesto de frutas y dulces, cajas de madera, barril y tarros de conservas".

En esta ocasión es un óleo de 82 x 96 cm., que presenta algunas diferencias con aquel otro ejemplar, en especial en las cajas situadas en la parte izquierda, de las que no asoma nada, mientras que en el ejemplar neoyorquino asomaba papel o tela blanca. Otra diferencia notable son las dos ramas con ciruelas que decoran la parte superior del cuadro, sobre la cesta que preside la composición.

Con un precio de salida de 250.000 euros, se fecha en el catálogo entre 1622-1630 y aparece citado, en compañía de otros ejemplares similares, el más destacable de los cuales pertenece al Museo del Prado, en el catálogo de la exposición organizada por Patrimonio Nacional en 2005 "Juan van der Hamen y León y la corte de Madrid".